Yinka Shonibare

Nació en Inglaterra en 1962 y creció en Nigeria, Yinka Shonibare actualmente vive y trabaja en Londres, donde ha ganado la atención internacional mediante la exploración de temas de raza, cultura y clase a través de una serie de medios de comunicación que incluye escultura, pintura, fotografía y arte de instalación. La adopción de una rica y compleja temática, el enfoque poco convencional, se puede decir que son unas de las características de éste artista, así como el interés por eliminar las fronteras entre el diseño, la etnografía y el arte contemporáneo. El humor se une con la ironía a la hora de abordar temas históricos, políticos y sociales. Sus obras, al mismo tiempo inocente y subversivas, se posicionan frente a una serie de actividades culturales e histórica re-significando los conceptos convencionales. Una propuesta lúdica, colorida, en algunas ocasiones ostentosa, de diseño casi artesanal, pero que tienen algo de perturbador o extraño (por ejemplo cuerpos sin cabeza). En éste caso presento una serie de esculturas, en su mayoría se utilizan maniquíes, vestimenta que apela a la Inglaterra "noble" del siglo XVIII al XIX pero con estampados de diseño africano.
Galantería y Conversación Penal de 2002
Rayuela, 2000,  Cera impresa de textiles de algodón y zócalo de madera, figuras: 43 x 20 x 20 pulgadas cada uno, Plinto: 5 x 75 x 54 7.8 pulgadas.
¿Cómo hacer estallar dos cabezas a la vez? (Damas), 2006 Dos maniquíes, dos pistolas, neerlandés, cera impresa textiles de algodón, zapatos, botas de montar de cuero, el zócalo.


El reverendo sobre hielo, 2005. Maniquí de fibra de vidrio, neerlandés cera impresa algodón, acero. Propuesta que re-significar la obra "El reverendo Walker patinando en el lago Duddington" de sir Henry Raeburn de 1784, obra enmarcada dentro de lo que es el Neoclasicismo inglés.
Lucha por África, (2003). Obra que a mi juicio tiene un valor didáctico sin igual, a la hora de encarar el tema del Imperialismo. Estos personajes representan el reparto de África tras la conferencia de Berlín a fines del siglo XIX. Jerarcas europeos sin cabeza, pero vestidos con diseños africanos, son la fiel representación de una cultura que se impone, se apropia de otra. Un juego extraño de metáforas contradictorias entre dominado y dominador.
El columpio (después de Fragonard), 2001.  
Es una re-interpretación a la obra Los felices azares del columpio  también conocido en inglés como "The Swing" (El columpio), cuadro del artista francés Jean Honoré Fragonard icono del arte rococó, realizado en 1767. Representa una escena galante en un ambiente idílico. Una joven se balancea en el columpio que empuja un hombre mayor (seguramente su marido) mientras que abajo, a la izquierda, aparece un joven que mira debajo de su falda. El marido queda relegado a la sombra, mientras que el joven amante luce en primer plano, entre vegetación y flores. El adulterio era una práctica común entre la aristocracia, donde predominaban los matrimonios por interés. El joven se encuentra tumbado a los pies de una escultura de Cupido. Dicha figura esconde una pista: pide silencio con un dedo en sus labios, lo que alude a un secreto.

Material elaborado gracias al aporte de:
www.yinka-shonibare.co.uk

No hay comentarios.: