La mujer en el arte

No hay una definición clara ni tajante que nos defina universalmente la personalidad de un artista, esta ha variado culturalmente a lo largo del tiempo y debemos entender los específicos contexto culturales y sociales en los cuales se desarrolle tal o cual artista. Pero es bien sabido que los artistas han sido definidos ideológicamente sobre la base de género. 
En los estudios contemporáneos de arte el rol de la mujer en la sociedad y en ámbito artístico son tópicos de debate, que intenta responder preguntas fundamentales sobre el papel que desempeña las mujeres. Estos debates se han desarrollado con fuerza a partir de la década del '60 y aún hoy persisten, a grandes rasgos, tres cuestiones a debatir según Dani Cavallero y Carline Vago-Hugues:
1- Hay que redescubrir las historias de mujeres artistas olvidadas, para redefinir un "canon" dominado por los hombres y revisar las nociones tradicionales.
2- Se debe reinterpretar las representaciones de mujeres hechas por hombres, apreciarlas no sólo por su valor estético sino por los métodos que emplearon para construir su versión de la femineidad
3- El rol de la historia del arte se debe entender en relación con los valores de una cultura patriarcal, que ha dirigido la producción  artística en línea con intereses  de autoridad masculina.


Durante mucho tiempo las mujeres han sido excluidas como productoras en el mundo del arte (como en otros campos). Pero al mismo tiempo, ha desempeñado un rol clave como "materia prima" de artistas varones. Los cuerpos femeninos han sido fuente de inspiración para la acción creativa masculina. Las mujeres han estado centradas en mensajes políticos e ideológicos muy influyentes. Pero rara vez se les concedió el derecho de expresar mensajes propios.

Hoy día, varios de estos aspectos buscan transformarse y el estudio crítico de las mujeres  artistas y de las imágenes de mujeres  (producidas por mujeres o por hombres) nos invita revalorar el estudio de la historia del arte.
"Pero ni el término mujer ni el término artista pueden usarse como categorías generales. Las experiencias de artistas mujeres son tan variadas y complejas  como las de artistas varones. Otro tanto sucede con sus antecedentes raciales, sociales o políticos."
Algunos ejemplos:
Durante las primeras etapas de la colonización, a la población negra se la veía como "salvajes". Los primitivos eran respecto los "civilizados" como la mujer para el hombre. Por lo tanto ser negra y mujer  significaba ser "híper primitiva". La imagen ominosa de la femineidad negra se alimentaba con estereotipos de la mujer negra como animales impulsados por incontrolables pulsación sexuales. Los artistas contemporáneos y críticos de arte han cuestionado esta visión. 

Entre las experiencias de diferentes mujeres artistas también hay variaciones relacionadas con la clase. Hasta el siglo XIX, las bellas artes (pintura, escultura y arquitectura) eran reservadas a los hombres y las artes domésticas  (tejido, bordado, cerámica) para las mujeres, estando ésta últimas subordinadas a las primeras. Pero las llamadas artes domésticas han sido de capital importancia, han perpetuado antiguas prácticas culturales, transferir influencias occidentales y encuentros entre tradición. 

Cuando al fin hubo educación en bellas artes para mujeres, sólo estuvieron abiertas para las clases medias y superior. Las mujeres de clase trabajadoras sólo tenías acceso a lo artesanas; e incluso las mujeres privilegiadas se intentaba no alentar su creatividad y experimentación: acuarela y no óleo, paisajes y naturalezas muertas pero no desnudos, etc.     
De forma muy gradual, las mujeres artistas obtuvieron el acceso a una mayor variedad de temas. Por ejemplo, en el siglo XIX las pintoras impresionistas  Berthe Morisot (1841-1895) y Mary Cassatt (1844-1926). Pero ambas eran de clase media, si fuera una mujer trabajadora probablemente el mundo se vería diferente.

"Al mismo tiempo, debiéramos recordar que las relación entre una imagen y cuestiones de género nunca es lineal. Debemos distinguir el género representado en una imagen ... El género "en" una imagen se refiere al género de las figuras que pinta y cómo diferencia entre hombres y mujeres. El género "de" la imagen es más problemático: un cuadro que representa una figura femenina no es necesariamente femenino si la figura ha sido representada desde el punto de vista masculino..." 



Texto elaborado gracias a datos de: "Historia del Arte para principiantes", Arte Guía de Estudio. Era Naciente. Dani Cavallero y Caroline Vago-Hughes

1 comentario:

PACO HIDALGO dijo...

Claudia, un placer saludarte, y estupendos los dos post dedicados a las mujeres, a las trabajadoras y a todas las mujeres. Magnífico el poema de Gioconda Belli. Abrazos.