Contexto del Renacimiento: principales características

Massacio: "Escenas de la vida de San Pedro".
Fresco, Capilla Brancacci, Santa Maria del Carmine,
Florencia. (1426-27)
Una nueva mirada: el Humanismo
Hacia mediados del siglo XV en algunas zonas del continente europeo las formas de vida y las mentalidades experimentaron numerosos cambios: las ciudades se habían consolidado y, en ellas, la burguesía había venido a romper, de manera progresiva, con muchas de las pautas culturales características del mundo medieval. Esos cambios se reflejan en varios aspectos, entre ellos en el arte y la cultura. Por ejemplo, las universidades eran cada vez más numerosas, atraían a más estudiantes. Por otro lado, la difusión de la imprenta había supuesto un aumento en la producción de libros. Estaba surgiendo un amplio interés por retomar aspectos que habían caracterizado al mundo clásico grecorromano. Será en Italia donde su desarrollo alcanza mayor velocidad y donde acabe por surgir esa nueva corriente cultural que denominamos Renacimiento.

Lorenzo Ghiberti: "La historia de José".
Baptisterio de la catedral. Florencia.
(1425-1452)
"Si queremos definir con un único término lo que significó la cultura renacentista, ese concepto es, sin duda alguna, el de humanismo, entendido éste a la manera clásica: frente a la omnipresencia medieval de Dios, el hombre se convierte ahora en la medida de todas las cosas, aunque no se rechace su creación divina. Pero, para entender lo humano, la fe ya no es el único elemento; importa también la razón y de ahí la necesidad de estudiar, de investigar o de analizar las cosas. Y este argumento acabó por cambiar el mundo: Copérnico demostró que la tierra no era el centro del universo, mientras que Lutero puso en duda la autoridad del papado como centro de la Iglesia, al tiempo que los viajes y descubrimientos geográficos abrieron a los europeos un mundo que hasta entonces desconocían."
Se desarrolla un verdadero redescubrimiento de la cultura clásica, a la que habían interesado los mismos temas y preocupado las mismas cuestiones: "renace o resurge esa mentalidad clásica que había supuesto una de las etapas cimeras en cuanto al desarrollo del pensamiento y las manifestaciones culturales." Ahora los artistas, con nombre propio, son autores de  obras en las que trabajan conceptos como los de proporción, armonía, naturalismo o equilibrio, donde el hombre era, nuevamente, lo más importante y el arte debía partir de una escala humana.

(Selección de datos y textos de:  http://aprendersociales.blogspot.com)

Leonardo da Vinci: 
"Hombre vitruviano". 
(1492).
A medida del Hombre
Desde el siglo XIV se desarrolla lo que conocemos como pensamiento humanista, que tiene como fundamento el antropocentrismo (el hombre como centro de todas las cosas). Al servicio de esa nueva mentalidad, es necesario construir un nuevo lenguaje artístico que ubique al hombre como protagonista. En el contexto urbano de Italia, con ciudades estados  prósperos económicamente hablando, el pensamiento individualista, alejado del teocentrismo, parece ser ideal. En este ambiente, varios artistas comienzan a trabajar con más libertad, gozando de mayor prestigio, y así se permite el desarrollo de teorías artísticas. 

Las fuentes de Renacimiento
La fuerte huella del pasado clásico presente, especialmente en las ciudades Italianas, en las ruinas de edificios  y en los restos escultóricos, son una continua referencia para  para los artistas que ven en el "pasado gloriosos un modelo para seguir reinterpretando su forma de expresión"Renace el clasicismo, basado en la proporción y la geometría que muestra la armonía del universo. 

(Datos de: "Historia del Arte" Autor Manuel Arias entre otros. Ediciones SM, Madrid, 2003)

No hay comentarios.: