Urbanismo Romano

"(...) Tenía que ser (...) cosa del destino el nacimiento de tan grande ciudad y el comienzo de la mayor potencia después de la de los dioses. (Tito Livio)"

Entre las fechas míticas de la fundación de la ciudad de Roma (hacia el 750 a.C.) y la de su caída (476 d.C.), se desarrolla una de las civilizaciones más universales que ha existido. Roma, en principio era sólo una ciudad, se convirtió en la capital de un imperio inmenso. El ideal, para los habitantes, era imitar al ciudadano romanizado. 
De la civilización romana admirables las características peculiares que supo desarrollar, pero también la forma en que asimiló la sabiduría de todas las grandes civilizaciones de la antigüedad  que le precedieron y cómo difundió ese conocimiento por un extenso territorio, convirtiéndose en un modelo de civilización para toda la cultura occidental.
El mundo romano, a pesar de su magnitud, no hubo formas de artes locales, sino que en todas las provincias se trató de realizar el modelo de la capital; tampoco fue la evolución de la experiencia personal, como en Grecia, la que nos permite  distinguir etapas, sino la realización de valores que ya están presentes desde los tiempos míticos: universalidad, utilidad y belleza.  
Coliceo, Roma, Siglo I d.C.


Urbanismo y Arquitectura Romana
El concepto de ciudad romana es de origen etrusco, aunque Roma estará condicionada por una topografía difícil y sus vestigios del pasado. Roma, será una ciudad densa y caótica,  con barrios humildes que se incendiaban regularmente, y atestada de monumentos. La tradición legendaria cuenta cómo desde sus orígenes se trazó un surco que se interrumpía para dejar espacio a las puertas  y junto a la cual había una franja de terreno sagrado. Dos calles que cruzaban en ángulo recto: el cardo (Norte-Sur) y el decumanus (Este-Oste), simbolizando el universo y dividían la ciudad en cuatro sectores (Roma-quadrata), aquí se edifican los templos y los sacrificios fundacionales. Así se trazaban las otras ciudades. El trazado de vías menores se hacía de forma ortogonal. En el cruce de las vías principales  estaba el Foro, Templos y Mercado. Otros edificios como: basílicas, termas, fuentes, bibliotecas, pórticos, monumentos conmemorativos, etc.
Las ciudades romanas, imitaban esta arquitectura monumental y se distinguía por edificios que plasmaban la gloria de Roma.
Exigían importantes obras de ingeniería, para mantenerla comunicada, limpia y abastecida. Los romanos también heredaron de los etruscos, que construyeron puentes, acueductos, etc.
Las calzadas y puentes  aseguraban la comunicación  entre las ciudades, el resto de los edificios  de ingeniería  (acueductos, cloacas, termas y cisternas) están en función del abastecimiento y evacuación del agua. Las termas, edificios públicos de baños, eran costeadas por el emperador o por los ciudadanos más ricos. Estas construcciones se fueron ornamentando y considerando parte de la arquitectura civil.



Atendiendo a su origen (campamento militar, nueva planta, heredera de un asentamiento anterior, etc.) y a su localización geográfica, la planta de las ciudades difería notablemente. Pero todas ellas fueron contando con los principales elementos de poder y prestigio entre las que sobresalían las construcciones públicas que son tan reconocibles en todas ellas: el Foro, las Termas, la Curia, templos, cloacas, vías, puentes,... Además algunas de ellas contaron con circos, teatros, anfiteatros, arcos de triunfo, etc. todas las ciudades contaban con dos calles principales denominadas Cardo Maximo y Decumano Maximo, además de otros elementos como aparecen explicados en el siguiente vídeo.

http://www.artehistoria.com/civilizaciones/videos/278.htm
http://reenciso2.blogspot.com

Datos extraídos de : "Historia del Arte 2" Belén Pallol, Ediciones SM, Madrid, 2003


No hay comentarios.: