La batalla de Las Piedras según los Blanes


"La Acción de Las Piedras" fue realizada inicialmente por Juan Luis Blanes, interrumpida por su muerte en 1895 y continuada por el padre quien también la dejó inconclusa. Es un óleo sobre tela, sin firma, de 5,02 x 2,845 m. Se exhibe en el Museo Casa de Rivera (Montevideo).

En su composición es una obra que nos muestra un episodio histórico compuesto como una escena teatral, cuyo centro -y no en primer plano- se desarrolla el hecho más importante: la entrega de una espada del Capitán José de Posadas, el jefe español vencido, al delegado del ejército victorioso, el cura Valentín Gómez. Artigas, el personaje histórico más importante, aparece a un lado, en la mitad izquierda del cuadro.
La escena representada no es el combate en sí, sino un hecho posterior a su desenlace. El acontecimiento principal es la entrega de la espada por parte del jefe derrotado. Esto se ve reafirmado por su ubicación en el centro de la pintura y las miradas convergen hacia él. No representa un clímax de combate o acción, sino más bien lo contrario; las actitudes de los personajes son muy controladas, no hay pathos, salvo en algunas expresiones individuales. El carácter trágico del hecho lo aportan los pocos muertos y heridos, dispuestos en escorzo.

Los personajes, en distintos planos de profundidad, se ubican en dos grandes grupos que tienden a dejar libre la zona central. El grupo más voluminoso, aparece a la izquierda del observador, pero visualmente no pesa más que el otro. 
La figura de Artigas funciona como un mojón donde se detiene la vista y posterga la fuga hacia la derecha. De este modo, oficia como eje vertical, que al no estar en la mitad del cuadro ve compensado el desequilibrio al estar acompañado por más formas que en el resto de la superficie. Posiblemente influya en esta percepción nuestro hábito occidental de lectura de izquierda a derecha, que según Arnheim aplicamos a las artes visuales.  
En cuanto al color, la apreciación es incompleta, en tanto el cuadro está sin terminar. Aunque el cielo abarca una superficie muy grande, llaman la atención los rojos que contrastan con el verde complementario de algunas vestimentas y del suelo. No reconocemos expresión de sentimientos ni simbolismos en la elección de los colores, sino que fueron representados con vocación fidedigna. Con la prolijidad aprendida de su padre y de la academia florentina, Juan Luis Blanes limita el cromatismo en formas de contornos definidos por líneas o claroscuros.
Los caídos en combate fueron frecuentes en la obra de Juan Manuel Blanes; aluden a la muerte heroica, pero su presencia no tiene peso en relación con la de los personajes vivos; más bien están reducidos a una expresión mínima y presentados discretamente, quizá influenciado por una cultura cada vez menos "bárbara" y más "civilizada", como podría decir José Pedro Barrán, nada más lejano a quienes acababan de terminar una batalla en el que corajes, cobardías, heroísmos, sangres y heridas de dos ejércitos enfrentados, se mezclaron en el barro, gracias a las lluvias en aquel mes de mayo.
Múltiples puedes ser los significados que encontremos en dicha obra, entre ellos cabe destacar  la "revalorización" de un acontecimiento militar; "resignifiándolo" como un hito -a su entender- premonitorio de la nacionalidad oriental cuando esa nacionalidad todavía estaba lejos de  existir. Es una pieza de gran porte que exalta la imagen heroica de Artigas más como hombre de paz que de guerra.


Material elaborado gracias a datos de: http://www.uruguayeduca.edu.uy

Otras representaciones sobre la Batalla de Las Piedras del 18 de mayo de 1811:
Batalla de Las Piedras
(boceto, óleo sobre tela)
Diógenes Hecquet
(1866 - 1902)
Batalla de Las Piedras
de Manuel Rosé(1882-1961).

No hay comentarios.: