Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Es por estas fechas -como en tantas otras- donde la historia se hermana con lo vano y superficial. Lo que supo ser memoria colectiva de lucha y transformación, parece querer convertirse, hoy día, en un mero gesto que individualiza para ser un aparente recordatorio del género y la alegría que implica recibir una ofrenda (o un regalo en cómodas cuotas).  Es por eso, que nuevamente, re-publico este post con un breve resumen sobre la historia que para muchos nos representa y nos significa el 8 de marzo.

La historia más extendida sobre la conmemoración del 8 de marzo hace referencia a los hechos que sucedieron en el año 1908, donde murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las miserables condiciones de trabajo que padecían. También se reconoce como antecedente a las manifestaciones protagonizadas por obreras textiles el 8 de marzo de 1857, también en Nueva York.

Obreras textiles de Nueva York, protagonistas del 8 de marzo:
A mediados del siglo XIX la mujer se incorpora, cada vez más, a la producción, especialmente en la rama textil. Pero las extenuantes jornadas de más de 12 horas a cambio de salarios miserables sublevaron a las obreras de una fábrica textil neoyorquina que salieron a reclamar por sus derechos. A fines del invierno de 1857, el 8 de marzo, un grupo de mujeres manifestantes fueron atacadas por la policía.
Pero no fue la primera ni la última vez que las obreras textiles se movilizaban. Medio siglo más tarde, en marzo de 1908, 15 mil obreras marcharon por la misma ciudad al grito de "¡Pan y rosas!", sintetizando en esta consigna sus demandas por aumento de salario y por mejores condiciones de vida. Al año siguiente -también en marzo-, más de 140 jóvenes mujeres murieron calcinadas en la fábrica textil donde trabajaban encerradas en condiciones inhumanas.
Fue finalmente en 1910, durante un Congreso Internacional de Mujeres Socialistas, que la alemana Clara Zetkin (imagen izquierda) propuso que se estableciera el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en homenaje a aquellas que llevaron adelante las primeras acciones de mujeres trabajadoras organizadas contra la explotación capitalista. Siete años más tarde, cuando se conmemoraba este día en Rusia - febrero de 1917, para el calendario ortodoxo -, las obreras textiles tomaron las calles reclamando "Pan, paz y libertad", marcando así el inicio de la más grande revolución del siglo XX, que desembocara en la toma del poder por la clase obrera, en el mes de octubre del mismo año.
Clara Zetkin (1857-1933) fue dirigente del Partido Socialdemócrata Alemán y organizadora de su sección femenina. Fundó el periódico "La Igualdad", que se transformó en uno de los canales de expresión más importante de las mujeres socialistas de su época. Combatió contra la dirección de su partido cuando ésta se alineó con la burguesía nacional votando los créditos de guerra en la Primera Guerra Mundial
A medida que el feminismo ha ido cobrando fuerza en todo el mundo, el Día de la Mujer Trabajadora ha ido perdiendo su carácter obrero, pasando a ser una jornada de lucha en la que se reclaman los derechos de todas las mujeres en todos los ámbitos.
Año tras año, miles de mujeres salen a las calles de todo el mundo para demandar nuevos derechos, defender los ya conquistados y luchar contra aquellas leyes que las discriminen o que rechacen el principio de igualdad de sexos y de oportunidades. En numerosos lugares del mundo las mujeres siguen demandando derechos básicos como acceder a la educación, la cultura, el trabajo o la política. Las mujeres expresan hoy su voluntad de participar en condiciones de igualdad en sectores en los que tradicionalmente su participación ha sido minoritaria.


http://youtu.be/-VGGNzjTga4


"Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres,
¡Qué poco es un solo día, hermanas,
qué poco, para que el mundo acumule flores frente a nuestras casas!
De la cuna donde nacimos hasta la tumba donde dormiremos ...
Nosotras queremos ver y oler las flores.
Queremos flores de los que no se alegraron 
cuando nacimos hembras en vez de machos,
Queremos flores de los que nos cortaron el clítoris.
Y de los que nos vendaron los pies.

Queremos flores de quienes no nos mandaron al colegio 
para que cuidáramos a los hermanos y ayudáramos en la cocina.
Flores del que se metió en la cama de noche 
y nos tapó la boca para violarnos mientras nuestra madre dormía.
Queremos flores del que nos pagó menos por el trabajo más pesado
y del que nos corrió cuando se dio cuenta que estábamos embarazadas.
Queremos flores del que nos condenó a muerte forzándonos a parir
a riesgo de nuestras vidas.

Queremos flores del que se protege del mal pensamiento
obligándonos al velo y a cubrirnos el cuerpo.
Del que nos prohíbe salir a la calle sin un hombre que nos escolte
Queremos flores de los que nos quemaron por brujas
y nos encerraron por locas.
Flores del que nos pega, del que se emborracha
del que se bebe irredento el pago de la comida del mes.
Queremos flores de las que intrigan y levantan falsos ...

Flores de las que se ensañan contra sus hijas, sus madres y sus nueras
y albergan ponzoña en su corazón para las de su mismo género.
Tantas flores serían necesarias para secar los húmedos pantanos
donde el agua de nuestros ojos se hace lodo;
arenas movedizas tragándonos y escupiéndonos,
de las que tenaces, una a una, tendremos que surgir.
Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres.
Queremos flores hoy. Cuánto nos corresponde...
el jardín del que nos expulsaron".

2 comentarios:

PACO HIDALGO dijo...

Excelente homenaje, Claudia, a la mujer y al trabajo de la mujer en la historia, así como el contar el origen de tal celebreción. Excelente el lienzo de Diego Rivera y excelentes los versos de Belli. Yo también he dedicado un post a algunos de los grandes pintores que han reflejado el trabajo de la mujer; te lo dejo: http://artetorreherberos.blogspot.com/2011/03/mis-mujeres-trabajadoras-en-la-pintura.html

Un cordial abrazo desde ArteTorreherberos.

Claudia Solís Umpierrez dijo...

Gracias Paco por estar ahí. Estaré visitando artetorreherberos, estoy segura que me encontraré con un hermoso post homenaje para quienes somos trabajadoras. Un abrazo cordial.