Un mensaje de navidad

Este es un buen momento para recordar que en toda guerra hay momentos de "tregua" y confraternización entre los bandos, incluso  en aquellas guerras que han significado la destrucción total, como el caso de la primera guerra mundial. En la Gran Guerra se hizo popular la llamada tregua de navidad de 1914: fue un breve alto el fuego no oficial que ocurrió entre el Imperio Alemán y las tropas británicas estacionadas en el frente occidental. La tregua comenzó en la víspera de la Navidad, el 24 de diciembre de 1914 cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, luego continuaron con su celebración cantando villancicos, así también las tropas británicas en las trincheras al otro lado respondieron cantando en inglés. Ambos lados continuaron gritando saludos de Navidad los unos a los otros, e incluso se dice que hubo intercambiados: whisky, cigarrillos, etc. La artillería en esa región permaneció silenciosa esa noche. La tregua también permitió que los caídos recientes fueran recuperados desde detrás de las líneas y enterrados. Se condujeron ceremonias de enterramiento con soldados de ambos lados y ofreciéndose su respeto.
La tregua se propagó hacia otras áreas, y hay muchas historias — algunas quizá apócrifas — de partidos de fútbol entre las fuerzas enemigas. Hay cartas que confirman que el resultado de uno de esos juegos fue 3 a 2 a favor de Alemania.
En muchos sectores la tregua sólo duró esa noche, pero en algunas áreas duró hasta el año nuevo, e incluso hasta el mes de febrero.
La tregua ocurrió a pesar de la oposición de los niveles superiores de los ejércitos. Anteriormente un pedido hecho por el papa Benedicto XV de una tregua entre las partes en guerra había sido desoído. En los años subsiguientes se ordenaron bombardeos de artillería en la víspera de la festividad para asegurarse de que no hubiera más reblandecimientos en medio del combate. Asimismo las tropas eran rotadas por varios sectores del frente para evitar que se familiaricen con el enemigo. Evidentemente el interés de los altos mandos era estimular el rencor hacia el otro y no despertar la mínima posibilidad de paz.

Interesante material para observar y escuchar la canción "Pipes of Peace" (1983), de Paul McCartney, del álbum del mismo nombre, su videoclip esta ambientado en dicha tregua. Un momento de humanidad que debe ser rescatado de la historia. 



Enciendo una vela a nuestro amor,
en el amor, para que nuestros problemas desaparezcan.
Pero en general, todo lo que tardan en descubrir es
que uno y uno es todo lo que quieres oír.


Todos dan la vuelta al mundo,
los niños pequeños que nacen al mundo.
Tengo que darles todo lo que podamos 'hasta que la guerra se gana,
Entonces el trabajo este hecho.


Ayúdales a aprender,
cantos de alegría en vez de quemar, nena, arde.
Vamos a mostrarles cómo jugar
las tuberías de la paz,
jueguen a las pipas de la paz.


Ayúdame a aprender
cantos de alegría en vez de quemar, cariño, quemar,
¿No me muestras como jugar?
Las tuberías de la paz,
escuchar las tuberías de la paz


¿Qué dice usted?
¿La raza humana pueda desarrollarse en un día?
¿O alguien salvar este planeta que estamos jugando?
¿Es el único?
¿Qué vamos a hacer?


Ayúdales a ver,
que la gente aquí es como tú y yo.
Vamos a enseñarles a jugar.
Las tuberías de la paz,
jueguen a las pipas de la paz.


Enciendo una vela a nuestro amor,
En el amor, para que nuestros problemas desaparezcan.
Pero en general todo lo que tardan en descubrir,
que uno y uno es todo lo que quieres oir.

Material elaborado gracias al aporte de: http://granguerra.crearforo.com
y publicado en http://creartehistoria.blogspot.com

2 comentarios:

PACO HIDALGO dijo...

Genial, simplemente genial, esta anécdota de la Gran Guerra. La había escuchado, pero no con este detalle. Tenemos que tener presente que sigue habiendo guerras en el mundo hoy, y que, probablemente, muchos soldados tendrán que matar el día de nochebuena y el de navidad, quieran o no quieran. Gracias por ser sensible y por dar un puntito a la paz. Te deseo lo mejor en estos días y un año nuevo lleno de paz y salud. Un abrazo desde el frío y lluvios sur de España.

Prof. Claudia Solís dijo...

Paco, como siempre gracias por tu comentario y te propongo ver el documental Primera navidad en las trincheras. tal vez ya lo conozcas, sino te lo recomiendo ya que entre otros aspectos de la guerra, trata esta anécdota. Saludos cordiales.
http://creartehistoria.blogspot.com/2011/01/la-primera-navidad-en-las-trincheras.html