Sobre la muerte de Marat

La muerte de Marat según David
David es uno de los artistas claves en el pasaje del siglo XVIII al XIX para conocer, no sólo la evolución de la pintura, sino también la posición del artista en la sociedad y especialmente en las corrientes políticas de su tiempo. Tras un período de formación en la escuela de Boucher, viajó a Roma y su pintura evolucionó a un estilo clasicista en el que trabajó durante veinte años. 
Al encarar en su obra la muerte de Jean-Paul Marat, plasma la figura de quien está comprometido políticamente: participó activamente en la Revolución Francesa y durante el período jacobino fue miembro de la Convención y asumió importantes cargos públicos, desde los que desarrolló un complejo plan para organizar  las artes en Francia. 
Concibió el arte como un elemento trasformador de la realidad, capaz de cohesionar a la nueva sociedad y trasmitir sus valores. La obra Marat asesinado (1793)- Marat fue apuñalado el 13 de julio de 1792, mientras escribía en su bañera por Carlota Corday, que apoyaba a la facción girondina, más moderada-, es una obra clave para entender este período , donde se trasmite una sencillez absoluta en una composición, dominada por un gran vacío en la parte superior, que profundiza la grandeza del personaje y tal vez, de la revolución. Más allá de la amistad entre Marat y David, se hace presente la labor didáctica que la muerte parece cumplir, no hay dolor ni sufrimiento, sino un idealismo que mucho llaman: «terrible bella mentira». A pesar de la precipitación con la que pintó el cuadro (la obra fue terminada y presentada a la Convención Nacional a los 4 meses después de la muerte de Marat), se considera como un paso definitivo hacia la modernidad, y una afirmación política inspirada e inspiradora.


La muerte de Marat desde Sade hasta Peter Brook
La obra teatral en que se inspira la película homónima, cuyo título original es: La persecución y el asesinato de Jean-Paul Marat, como fue representada por los internos del Manicomio de Charenton bajo la dirección del Marqués de Sade, fue considerada como la mejor representación teatral de aquel año en el Reino Unido, tras lo cual es llevada a Broadway con el propio Peter Brook como director y con la compañía de actores de la RSC. El éxito que logra es tal, que obtiene el codiciado "Tony" (galardón ala mejor obra teatral).
Con la versión cinematográfica de la obra de teatro, Brook nunca pretendió hacer un mero "teatro filmado", por el contrario, con inteligencia y sensibilidad, se esmeró por respetar los códigos propios, las posibilidades, limitaciones y características propias del cine; el resultado es memorable, quizá por ello hoy no se siente para nada envejecida, tanto por sus planteamientos de índole intelectual, política, filosófica, sociológica y existencial, así como los recursos plásticos escénicos en que se apoya.
La genialidad del film no es resultado de una paternidad única, sino resultante de la conjunción de varios factores: las obras escritas por el Marqués de Sade , huésped durante 7 años en la famosa prisión francesa de La Bastilla, destinadas a ser interpretadas por los enfermos mentales del Manicomio de Charenton, la relectura de las obras del Marqués de Sade efectuada por Peter Ulrich Weiss  (1916-1982) , con una organización inteligente y aportes que derivan en una concepción verdaderamente original y propia, cuya solución artística desparrama agudeza intelectual, capacidad analítico-crítico, conocimiento y un humor negro corrosivo y finalmente la valiosa y decisiva contribución de Peter Brook cuyos conocimientos artísticos y técnicos convergen para dar forma decisiva a la película, sin olvidar la magnifica contribución actoral de los integrantes de la Royal Shakespeare Company.



Gracia al aporte de:
http://www.youtube.com/user/PALABRASSILENCIADAS
http://www.teapoe.blogspot.com/

No hay comentarios.: