"El Grito" de Edvard Munch


El Grito de Edvard Munch es una de las imágenes más reconocibles en el mundo, más reproducida, dicen, que la imagen de la Mona Lisa. Hace tiempo que dejó de ser un cuadro para convertirse en un ícono de la cultura popular. Pero ¿cómo se convirtió en un símbolo de la vida moderna? Para averiguar eso debemos volver a la experiencia de Munch antes de que el cuadro cobrara vida. Hay más o menos 105 versiones de gritos, y se discute hoy día sobre la posibilidad de que consideren dos versiones como las originales, lo cierto es que, se toma como original la creada en 1893. El hecho de que hallan múltiples versiones creadas por el artista muestra lo significativo que fue el tema para el artista, donde trabajó haciendo innumerables copias. Anteriormente se había incluido personas gritando en cuadros o esculturas, pero Munch pintó el mero hecho de gritar y eso resultó paradójico: ¿representar sonido en un cusdro?, eso era algo totalmente nuevo.
Ahora bien, podemos preguntarnos de dónde procede el grito y la respuesta parecería obvia, a primera vista responderíamos: de la figura central que parece estar angustiada y oprimida. Pero, ¿no cabe la posibilidad de que el grito proceda del entorno, del paisaje?
Lo que desencadenó este tema para Munch, fue una experiencia personal registrada en su diario en 1892: "Iba andando por la carretera con dos amigos. El sol se ponía, y sentí una punzada de melancolía. De repente el cielo se volvió de color sanguinolento. Me detuve, me apoyé en la valla completamente exhausto y contemplé las llameantes nubes que colgaban como un sable ensangrentado sobre el azul oscuro del fiordo y la ciudad. Mis amigos siguieron andando, yo me quedé allí parado temblando de miedo y sentí un fuerte e interminable grito atravesando la naturaleza".
Al recrear esta sensación Munch nos presenta el mismo lugar donde experimento esto. No es un paisaje imaginario, es el condado de Oslo, conocido entonces como Christiania. De hecho el fondo del paisaje está cargado de significado. Munch incluye lugares reconocibles para los habitantes noruegos: el fiordo, el arco de la vieja Iglesia de Oslo y el manicomio femenino (donde una de sus hermanas estuvo internada). Mostró así, en su cuadro, como un lugar le resultó una experiencia angustiante, transformó al cuadro en una experiencia espiritual.
Así rompe con la tradición del arte, muchos lo definen como "un autorretrato psíquico, donde el sentimiento distorsiona la naturales y la naturaleza distorsiona el sentimiento". Era algo totalmente distinto y se establecen, así, las bases del expresionismo.
La primer exposición pública de la obra no fue en Noruega, sino en Berlín y se llamó "Desesperación", buena parte del público no estaba preparado para un cuadro de este tipo, especialmente los críticos: un crítico checo advirtió a las embarazadas que no lo vieran por el desagrado y peligro que significaba. Se lo catalogó de bárbaro al no respetar un fino acabado. Sin embargo el público "común" fue mucho más abierto que el "establishment". Fue el público no especializado, el que sintió que el cuadro era importante. También, los artistas jóvenes, los "radicales", los estudiantes, los que creían que Munch había hecho algo realmente importante con este cuadro. Pero, será luego de la Segunda Guerra Mundial, que llegará el momento de reconocimiento para el grito. Es entonces cuando el hombre se ve en la realidad de su precariedad, después de tanto horror. Un nuevo significado llega para la obra de Munch. Es así como transcurre una carrera vertiginosa para el cuadro, utilizado por varias corrientes artísticas (pop art), caricaturizado, se fue masificando.
Para muchos, fue víctima de su propia popularidad, pero para otros, y me suscribo, sigue siendo un cuadro tan íntimo y sobrecogedor, pero a su vez con un significado tan universal, que es difícil ignorar su importancia. Con la particularidad de que se transformó en un ícono, no por la decisión de poderosos especialistas o interesados en el arte, sino por la voluntad del público "común", de quienes, simplemente, supieron ver en él algo significativo.

Texto elaborado por la docente tomando como referencia Video sobre "La vida privada de las obras de arte: el grito de Edvard Much" BBC.

No hay comentarios.: