Carla Witte "la expresionista"


La figura de una mujer solitaria
Las investigaciones realizadas aquí y en Alemania permiten conocer que Carla Witte nació en Leipzig (Alemania) el 20 de mayo de 1889. En 1908 abandona sus estudios en su ciudad natal y se matricula un semestre en la Universidad de Real de Artes Gráficas en Berlín, siendo alumna de Emil Orlik. Es Berlín, por esa época, el centro de unión de las culturas de oriente y occidente; lo que posiblemente permitió gestár, entre otras cosas, uno de los movimientos más potentes de ese siglo: el Expresionismo. Aunque no es un movimiento propio de un país, Alemania fue uno de los lugares que más lo ha caracterizado, esí Carla Witte comienza su producción artística dentro de ese movimiento y crea desde Uruguay al mismo tiempo que el movimiento se está desarrollando en Europa. Luego de vivir en Osnarbrück, Flensgurg y Berlín, se trasladará en 1928 a Uruguay donde vivirá hasta su fallecimiento en 1943.
Traía con sigo los recuerdos de exposiciones de los diferentes grupos en las ciudades que transitó, de las conversaciones entre artistas, de los manifiestos que integrantes del expresionismo habían realizado. Crea al mismo tiempo que ellos y pasa, como todos ellos, por diferentes etapas creativas.
En su "Lunina" y "Santa Agata" se adhiere al pequeño período de la "nueva secesión", donde los artistas se desprenden de las imágenes desgarradoras y retoman el paradigma de una "belleza tranquila". Se asocia al expresionismo de Beckman y Kokoschka en tema y paleta, pertenece a ese período "Mujer con paisaje paraguayo", y su obra se torma sumamente drámatica cuando realiza los dibujos para los artículos de Alvaro Araújo para "La Pluma" desde 1926 hasta su muerte.
Es tan importante su obra pictórica como la escultora, si bien son pocas piezas las que se conocen.
Fue ilustradora de una de las revistas intelectuales más importantes de la época para nuestro país, expuso en varias ocasiones y envió obras a importantes salones, ejerció la docencia y expuso con sus alumnos; fue sin duda una de las más importantes representantes del expresionismo así como de la gráfica moderna.
Una figura "solitaria" como aseguran muchos que la conocieron, pero indudablemente parte de nuestro patrimonio. Sería bueno seguir preguntándonos, como plantea Marivi Ugolino, ¿por qué la borramos de nuestra memoria colectiva?.




Las imágenes y los datos para elaborar este texto son tomados de los afiches y propaganda otorgados en las exposiciones: Cabildo de Montrevideo (8 al 30 de mayo) e Instituto Goethe, su obra gráfica (10 al 30 de mayo) en el año 1999.
Disculpas porque no poseo los nombres ni datos de las obras, pero de todas formas merecen ser expuestas aquí.

No hay comentarios.: